Las siete claves para lograr obediencia

Las siete claves para lograr obediencia

Aprender a ser obediente es una parte importante del desarrollo infantil. Esta herramienta le permite a los padres a entrenar a sus hijos. A través de la obediencia, su hijo aprenderá autocontrol y desarrollará otras características positivas que necesitará cuando sea adulto.

Sin embargo, la obediencia infantil no puede ser forzada. Los padres que simplemente comandan a sus hijos crearán resentimiento, el cual eventualmente llevará a la rebelión. De hecho, algunos investigadores creen que las malas técnicas paternas contribuyen al desarrollo del Desorden Desafiante Oposicional en algunos niños. Aunque uno puede castigar a un niño por no obedecer, esto no llevará a la obediencia a largo plazo. Cuando el niño llega a la adolescencia y se vuelve más independiente, le castigo sólo servirá para destruir la relación padre-hijo.

Nuestra meta no es forzar a nuestros hijos a obedecernos, sino lograr que ellos quieran obedecernos. El deseo de obedecer surgirá sólo si las órdenes de los padres están basadas en siete principios:



1. Preocupación amorosa por el niño
Un niño en seguida se da cuenta si las demandas de sus padres son por su bien o para conveniencia del adulto. Si el motivo principal para dar órdenes es facilitar su propia vida, entonces el niño aprende también a poner sus intereses primero. Si usted quiere tener éxito con su hijo, sus órdenes deben ser para beneficio de su hijo. Cuando el niño sienta que sus demandas son por el bien de él, estará más dispuesto a obedecerlo. El sabrá que es por su propio bien. El sabrá que cualquier demanda suya, sin importar cuán desagradable, se funda en la preocupación por su bienestar.

2. Respeto sincero por el niño
Los padres deben respetar a sus hijos. Este es un concepto que no se practica muy bien en nuestra sociedad. La sociedad occidental se preocupa por las posesiones. De alguna manera, muchos padres consideran a sus hijos como posesiones. Debemos recordar que nuestros hijos no son objetos sino personas. Como personas, merecen respeto. Debemos respetar a nuestros hijos tanto como deseamos que los demás nos respeten a nosotros.

3. Paciencia
A menudo nuestros hijos hacen cosas que nos molestan. Esto generalmente es sin intención y es sólo un reflejo de su inmadurez. Sin embargo, si les demostramos que estamos enojados comenzarán a sentirse resentidos. Este resentimiento alimentará su deseo de rebelarse. Una de nuestras metas como padres debe ser el tratar de controlar nuestras emociones negativas.

4. Hablar con suavidad
Nada gana más la cooperación de un niño que un tono suave de voz. El hablar suavemente nos ayuda a controlar nuestras emociones negativas, especialemente el enojo. Un tono suave de voz produce calma, crea una atmósfera relajada y le da seguridad a los niños. Cuando hablamos suavemente les transmitimos fortaleza a los niños. Les demostramos que controlamos la situación en lugar de simplemente reaccionar ante ella.

5. De órdenes moderadas
A nadie le gusta que le den órdenes. A los niños tampoco. Sin embargo les damos órdenes constantemente. Sentimos que como padres debemos correguir cada error que vemos. Cuando las órdenes son excesivas o arbitrarias, el padre se convierte más en un dictador que en un educador.
Si usted le da demasiadas órdenes a su hijo, el resistirá su autoridad. Uno de los pasos más importantes para lograr que su hijo lo escuche consiste en reducir las demandas que le presenta. Esto requerirá que usted permanezca en calma y deje pasar muchos errores y comportamientos infantiles. Las correcciones deben ser pensadas y estar dentro de límites razonables.

6. Sea consistente
Aunque siga los consejos anteriores al pie de la letra, igual deberá darle órdenes a su hijo. Cuando lo haga, deberá ser firme y asegurarse de ser obedecido. Si usted le da una orden a su hijo, debe insistir en que la cumpla. Muchas veces será más sencillo o más conveniente mirar para otro lado, pero eso carcomerá su autoridad como padre. Si queremos que nuestros hijos nos tomen en serio, debemos demostrarles que hablamos en serio.

7. Sea fácil con el "Sí" difícil con el "No"
Debemos tratar de acceder a todos los pedidos razonables de nuestros hijos. Ellos deben sentir que siempre estamos dispuestos a darles lo que pidan, a menos que tengamos una buena razón para no hacerlo.
Debemos tratar de evitar la palabra "no". Por ejemplo, si su hijo quiere una golosina antes de la cena, en lugar de decir "no", o "ahora no", diga "sí, después de cenar". Este pequeño cambio en nuestra forma de hablar cambiará la percepción de nuestros hijos, pasarán de creer que les negamos todo a creer que les permitimos casi todo.

Conclusión
Es natural para un hijo el querer obedecer a sus padres. También es necesario para un buen desarrollo. Si aplicamos estas siete reglas, se lo haremos más sencilla

© Anthony Kane, MD

Anthony Kane, MD is a physician and international lecturer. Get TDAH ADHD Child Behavior and Treatment Helpfor your ADHD child, including child behavior advice and information on the latest TDAH ADHD treatment and medication.

No hay comentarios:

Publicar un comentario