Mitos y realidades acerca del TDAH

Mito Nro. 1: El TDAH es un "trastorno fantasma"

Realidad: La existencia de un desorden neurobiológico no es algo que pueda ser decidido por la opinión pública a través de un debate, sino que es objeto de investigación científica. Distintos estudios científicos a lo largo de 95 años han identificado a un grupo de individuos que tienen problemas de concentración, control de impulsos y, en algunos casos, hiperactividad. A pesar de que el nombre que se le ha dado a este grupo de individuos ha cambiado varias veces a lo largo de las últimas 6 décadas, los síntomas siempre se han dado en conjunto. Este síndrome, actualmente llamado Trastorno con Déficit de Atención e Hiperactividad (Attention Deficit Hyperactivity Disorder, en inglés), ha sido reconocido como una discapacidad por las cortes de Estados Unidos y por el Departamento de Educación, el Congreso y el Instituto de Salud de ese país, además de las principales asociaciones médicas, psiquiátricas y educativas.

Mito Nro. 2: La Ritalina es como la cocaina, y la falta de pausas en su uso causa psicosis en los niños

Realidad: El metilfenidato (Ritalina) es un estimulante de prescripción médica que es químicamente diferente de la cocaína. El uso terapéutico del metilfenidato no causa adicción o dependencia y no lleva a la psicosis. Algunos niños tienen síntomas de TDAH tan severos que sería peligrosos hacer pausas en su medicación. Las personas con TDAH que son medicadas con estimulantes como la Ritalina presentan un riesgo menor de desarrollar problemas con el acohol y otras drogas que el resto de la población general. Fundamentalmente, cincuenta años de investigación han demostrado que los niños, adolescentes y adultos con TDAH salen beneficiados si se los trata con metilfenidato.

Mito Nro. 3: Los niños con TDAH aprenden a poner excusas en lugar de responsabilizarse de sus actos.

Realidad: Los terapeutas, educadores y médicos siempre le enseñan a los niños que el TDAH es un desafío, no una excusa. La ayuda que se les pueda prestar no es una forma de eximirlos de sus responsabilidades ante la sociedad, sino de ayudarlos a desenvolverse como iguales.

Mito Nro. 4: El TDAH se debe a una mala educación y falta de disciplina

Realidad: Aún existen las personas que creen que el mal comportamiento de un niño siempre se debe a un problema moral del "niño malo". Según estas personas, el mejor tratamiento es una buena paliza. Un estudio realizado por el Dr. R. Barkley y otros a demostrado que utilizar sólo la disciplina sin ningún otro tipo de técnica o tratamiento empeora el comportamiento de los niños con TDAH en lugar de mejorarlo. Uno no puede hacer que una persona paralítica camine usando la disciplina; de la misma manera, uno no puede usar la disciplina para hacer que un niño que presenta falta de autocontrol por causas biológicas cambie su comportamiento.

Mito Nro. 5: Los maestros diagnostican el TDAH a todos los alumnos que son un poco inquietos y distraídos.

Realidad: Los maestros siempre actúan por el bien de sus alumnos. Cuando ven que hay un alumno al que le cuesta prestar atención y concentrarse, es su responsabilidad hablar con los padres para que ellos actúen. La mayor parte de los maestros informan a los padres para que ellos busquen un diagnóstico apropiado fuera de la escuela. Ya que os síntomas del TDAH deben estar presentes en la escuela y en el hogar, los maestros no tienen la suficiente información acerca del niño para diagnosticar el TDAH. Los maestros no tienen la suficiente información para hacer ningún tipo de diagnóstico médico.

Mito Nro. 6: El TDAH se cura con la edad

Realidad: El TDAH no se presenta solamente en los niños. Las investigaciones demuestran que el TDAH perdura toda la vida. Si no se tratan, las personas con TDAH pueden desarrollar problemas secundarios a lo largo de la vida, incluyendo depresión, ansiedad, abuso de sustancias, fracaso académico, fracaso laboral, problemas maritales y emocionales. Si se tratan adecuadamente, la mayoría de las personas con TDAH podrán llevar vidas productivas y enfrentar sus síntomas sin mayores problemas.

Mito Nro. 7: El TDAH es causado por la ingesta de azúcar, colorantes y otros agregados artificiales a los alimentos. Si se excluyen estas cosas de la dieta, los niños se curan.

Realidad: Distintos estudios han demostrado que muy pocos niños con TDAH se benefician con dietas especiales. La mayoría de estos niños que responden a las dietas son muy pequeños o tienen alergias alimenticias. El azúcar y los agregados alimenticios han sido descartados como causantes de TDAH.


© ADeDe.info 

No hay comentarios:

Publicar un comentario